BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

¿Qué es la Ideación Suicida?

Una mirada a los patrones de pensamiento peligrosos.


Publicado por INSPIRA, 24 de mayo de 2021


Estrictamente hablando, la ideación suicida significa querer quitarse la vida o pensar en el suicidio. Sin embargo, hay dos tipos de ideación suicida: pasiva y activa.

hombre_con_pensamientos_suicidas

La ideación suicida pasiva ocurre cuando deseas estar muerto o poder morir, pero en realidad no tienes planes de suicidarte.


La ideación suicida activa, por otro lado, no es solo pensar en ello, sino tener la intención de suicidarse, incluyendo la planificación de cómo hacerlo.


Predominio

La prevalencia de la ideación suicida para la población mundial es de aproximadamente el 9% y aproximadamente el 2% en un período de 12 meses. Según la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud (NSDUH) de 2017 de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA), el 4,3% de los adultos estadounidenses de 18 años o más tenían pensamientos suicidas, con la mayor prevalencia siendo entre los adultos de 18 a 25 años de edad.


El suicidio está en aumento, la mitad de los estados de los Estados Unidos informaron un aumento de más del 30% desde 1999 y casi todos los demás informaron un aumento en las tasas desde entonces, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El suicidio es la décima causa principal de muerte en los Estados Unidos y la segunda causa principal de muerte entre las personas de 10 a 34 años. Las mujeres intentan suicidarse con más frecuencia que los hombres, pero los hombres tienen entre tres y cuatro veces más éxito que las mujeres dado a que suelen utilizar métodos más letales.


Síntomas

Las señales de advertencia de que usted o un ser querido está pensando o contemplando el suicidio incluyen:

  • Aislarte de tus seres queridos

  • Sentirse desesperado o atrapado

  • Hablar de muerte o suicidio

  • Regalar posesiones

  • Un aumento en el uso o abuso de sustancias

  • Aumento de los cambios de humor, la ira, la rabia o la irritabilidad.

  • Participar en conductas de riesgo, como consumir drogas o tener relaciones sexuales sin protección

  • Acceder o guardar medios para suicidarse, como medicamentos, drogas o un armas de fuego

  • Actuando como si estuvieras despidientode de la gente y tus seres queridos

  • Sentirse extremadamente ansioso


Si crees que un ser querido está pensando en suicidarse, se directo(a) y pregúntale al respecto. Es un mito pensar que hablar sobre el suicidio le dará la idea a otra persona de suicidarse. Preguntar demuestra que estás preocupado y que te estás dispuesto a brindarle el apoyo que esa persona necesita. Ten en cuenta que la ideación suicida pasiva, no es necesariamente menos grave que la ideación suicida activa. Puede volverse activa rápidamente y ciertamente tendrá un efecto negativo en la salud mental de la persona que lo experimenta.


Lo importante es estar allí para quien lo necesitan, cuando lo necesite. Si la situación es grave, es posible que debas involucrar al médico o profesional de salud mental, o tal vez llamar a una línea directa de suicidio para pedir consejo o ayuda, como lo es la Línea PAS de ASSMCA. Durante este proceso es pertinente que continúes vigilándo y apoyando a la persona hasta que estés seguro de que ha regresado a un estado mental seguro.

pareja_abrazandose_para_darse_apoyo_emocional

Causas

Diferentes factores pueden contribuir a la ideación suicida. A menudo, estos pensamientos surgen cuando una persona se siente desesperado y fuera de control o como si no tuviera un significado o propósito en su vida. Estos sentimientos pueden deberse a circunstancias como problemas de relación, trauma, uso de sustancias, una crisis de algún tipo, presión en el trabajo, un problema de salud física o dificultades financieras. También pueden surgir como síntoma de algún trastorno de salud mental como: depresión, trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático (TEPT) o ansiedad.


Existe una variedad de factores de riesgo para la ideación suicida y el suicidio en general, que incluyen:

  • Haber intentado suicidarse en el pasado

  • Tener un trastorno de salud mental.

  • Sentirse desesperado, aislado o solo

  • No estar casado o no lograr mantener una relación amorosa

  • Ser gay, lesbiana, bisexual o transgénero

  • Habiendo servido en el ejército

  • Tener una enfermedad física crónica como cáncer, diabetes o una enfermedad terminal.

  • Tener dolor crónico

  • Tener una lesión cerebral traumática

  • Tener antecedentes familiares de suicidio.

  • Tener un trastorno por consumo de drogas o alcohol.

  • Haber experimentado abuso o trauma infantil

  • Vivir en una zona rural

  • Tener acceso a armas de fuego

Diagnóstico

Si experimentas síntomas de depresión y tienes pensamientos suicidas, es probable que tu médico te haga un examen médico y te pida que respondas un cuestionario que puede incluir las siguientes preguntas:

  • ¿Tiene antecedentes de depresión o enfermedad mental?

  • ¿Cuánto tiempo has tenido pensamientos suicidas?

  • ¿Has creado un plan de suicidio?

  • ¿Estás tomando algún medicamento y, de ser así, qué tipo?

  • ¿Con qué frecuencia consumes alcohol o drogas?


Tratamiento

Si tienes pensamientos suicidas pero no hay crisis, tu médico o terapeuta puede recomendar psicoterapia, medicamentos y cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a reducir el riesgo de suicidio.


  • Psicoterapia, o terapia de conversación, durante la cual trabajas con un terapeuta para explorar por qué se siente suicida y cómo afrontar la situación.

  • Terapia y educación familiar. Involucrar a los seres queridos en el tratamiento puede ayudarlos a comprender mejor por lo que estás pasando, conocer las señales de advertencia y mejorar la dinámica familiar.

  • Tratamiento del trastorno por consumo de sustancias, si también experimentas un aumento en el consumo de alcohol o drogas.

  • Cambios en el estilo de vida, incluido el manejo del estrés, la mejora de los hábitos de sueño, alimentación y ejercicio, la creación de una red de apoyo sólida y dedicar tiempo a pasatiempos e intereses.

  • Medicamentos para tratar cualquier depresión subyacente que cause tu ideación suicida. Esto puede incluir antidepresivos, medicamentos antipsicóticos o ansiolíticos.

Otros métodos de afrontamiento

Aquí hay algunas formas de ayudar a reducir los pensamientos suicidas y obtener la ayuda que necesitas para volver a tomar el control de tu vida y sentimientos, ya sea que tu o un ser querido esté experimentando una ideación suicida:

familia_juntos_en_su_hogar_apoyo_emocional
  • Identifica tus desencadenantes: Busca cuáles son los factores desencadenantes o circunstancias que provocan esos sentimientos de desesperación, como una muerte o una pérdida, el consumo de alcohol o el estrés de las relaciones interpersonales. Elimina lo que puedas y habla con alguien, como un consejero o un amigo cercano, sobre ello.

  • Recuerde que los sentimientos son temporeros: Los sentimientos van y vienen y no son permanentes. Incluso cuando la vida parece imposible de soportar, puedes empezar a sentirse mejor con el tratamiento. Aprenderás a lidiar con el estrés de la vida, así como a obtener una nueva perspectiva de los problemas que se presentan a diario . A veces, incluso simplemente tomar una siesta o acostarse cuando te sientes bajo de ánimo puede ayudarte restablecer tu estado de ánimo, al menos lo suficiente como para detener esos pensamientos suicidas.

  • Cuida de ti: Además de comer comidas saludables con regularidad y nunca saltarte las comidas, descansa y relájate lo suficiente para evitar el estrés y ayudar a que tu cuerpo se recupere del pasado. El ejercicio también es importante para aliviar el estrés y mejorar su bienestar emocional.

  • Construye una comunidad de apoyo: Tómate el tiempo para estar rodeado de personas que tengan influencias positivas en tu vida y de quienes te hagan sentir bien contigo. Además, no te olvides de contribuir a tu comunidad, ya sea con dinero o con tu tiempo. Ayudar a los demás puede ser una excelente manera de salir de tu propia cabeza y encontrar un propósito de vida.

  • Actívate: Así como los viejos hábitos tienen que morir para dejar de lado la ideación suicida, las nuevas ideas deben ocupar su lugar. Desarrolla tus intereses personales y profesionales. Encuentra cosas divertidas para hacer, actividades de voluntariado o trabajos que te den un sentido de propósito. Cuando haces cosas que te satisfacen, te sentirás mejor contigo y es menos probable que vuelvas a sentir esos sentimientos de desesperación.

  • Encuentra formas para relajarte: Encuentra formas personales de aliviar los niveles de estrés. Además de hacer ejercicio, puedes meditar, usar estrategias sensoriales para relajarte, practicar ejercicios de respiración sencillos y desafiar los pensamientos autodestructivos para ayudarte a superar los pensamientos suicidas.

Te podemos ayudar

Aunque puede ser difícil, los estudios muestran que si logras identificar a alguien de confianza con quien puedes hablar con regularidad, especialmente en una situación cara a cara, como con un amigo cercano o un consejero, o psicólogo, es menos probable que intentes suicidarte. También puedes hablar con tu médico o ir directamente a la sala de emergencias si tienes pensamientos suicidas. Los médicos evaluarán tu riesgo inmediato y pueden recomendarte la hospitalización si el riesgo es grave o referirte a un profesional de salud mental para recibir tratamiento.


En INSPIRA, contamos con psicólogos, psiquiatras, consejeros y trabajadores sociales, expertos en salud mental

flyer_servicio_inspira_salud_mental

Para citas o información:

(787) 704-0705

citas@inspirapr.com

www.inspirapr.com/citas


Horario servicio al cliente: lunes a viernes 8am-5pm

47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo