BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

¿Qué es la Depresión Clínica?

Publicado por INSPIRA, 17 de mayo de 2021


La depresión existe en un continuo grado de severidad, que va desde estados de ánimo relativamente leves y transitorios hasta síntomas graves a largo plazo que tienen un gran impacto en la calidad de vida de una persona. Cuando los síntomas de una persona han alcanzado el nivel extremo de cronocidad y requieren tratamiento profesional, generalmente se le denomina depresión clínica.

hombre_deprimido

Según la definición del Manual de diagnóstico y estadísticas de los trastornos mentales (DSM-5), aunque la depresión puede adoptar muchas formas y clasificarse de varias formas diferentes, existen dos tipos principales de depresión clínica : el trastorno depresivo mayor (depresión unipolar) y fase depresiva del trastorno bipolar.


Síntomas

Las personas experimentan la depresión de diferentes formas. Algunas personas solo tienen unos pocos síntomas, mientras que otras tienen muchos. Algunos síntomas pueden mejorar con el tiempo, mientras que otros pueden empeorar. Es importante trabajar con un profesional de la salud mental para identificar qué síntomas de depresión experimenta y determinar el mejor enfoque para tratarlos. Para cada tipo de depresión clínica, así como para los diversos subtipos, existen algunos síntomas o características que son comunes en quienes la padece.


Depresión mayor

También conocida como trastorno depresivo mayor o depresión unipolar, esta forma es en lo que la mayoría de las personas piensan cuando escuchan "depresión". La depresión mayor se caracteriza típicamente por los siguientes síntomas:

  • Tristeza o sentimiento de vacío constante

  • Pérdida del disfrute de los pasatiempos, el trabajo y otras actividades.

  • Cambios en el apetito, pérdida o aumento de peso.

  • Dificultad para dormir (demasiado o muy poco)

  • Sentirse o estar excesivamente agitado

  • Cansancio, fatiga, falta de energía.

  • Síntomas físicos y dolor (como dolores corporales, malestar estomacal, dolores de cabeza)

  • Sentimientos de inutilidad o culpa

  • Problemas de concentración o enfoque.

  • Incapacidad para tomar decisiones o mala toma de decisiones.

  • Pensando en la muerte o deseando morir; planear o intentar suicidarse

Depresión psicótica

La depresión psicótica se considera parte del espectro de depresión unipolar en su forma más severa y no una forma separada de depresión. Las personas que tienen problemas de salud mental que les provocan alucinaciones o delirios también pueden tener una forma de depresión. La depresión psicótica puede manifestarse con alucinaciones que se centran en la muerte o en una enfermedad grave. Los delirios también pueden estar relacionados con otros factores estresantes o importantes de la vida, como perder un trabajo o ser víctima de la pobreza.


Fase depresiva del trastorno bipolar

La depresión clínica también puede ser una característica de otra condición de salud mental llamada trastorno bipolar. Las personas con trastorno bipolar tienden a alternar entre períodos de depresión y períodos de estado de ánimo muy elevado llamados manía. En la fase depresiva, los síntomas pueden ser muy similares a los de una depresión mayor. Durante la fase maníaca, los síntomas en el extremo opuesto del espectro son más probables, tales como:

  • Exceso de energía

  • Insomnio

  • Irritabilidad

  • Habla rápida

  • Comportamiento hipersexual

  • Pensamientos acelerados

  • Ideas grandiosas

  • Impulsividad

  • Falta de criterio propio

Otras formas de depresión se clasifican de manera un poco diferente, a menudo porque ocurren en situaciones específicas o requieren diferentes enfoques de tratamiento.


Depresión posparto

madre_deprimida_con_su_bebe

La depresión posparto es la depresión que ocurre después de que una persona da a luz y puede persistir hasta el primer año de posparto. Si bien es común y tratable, debe diagnosticarse rápida y correctamente. Si bien muchos nuevos padres experimentan altibajos cuando cuidan a un bebé (especialmente cuando duermen poco), el estrés y la ansiedad, típicos de la etapa del recién nacido, generalmente duran solo unas pocas semanas, mientras que la depresión posparto es más grave y puede durar mucho tiempo después del nacimiento de un niño.


Trastorno disfórico premenstrual (PMDD)

Con PMDD, las personas que tienen un ciclo menstrual se deprimen antes del inicio de su período. Los cambios hormonales pueden causar síntomas menstruales leves en cualquier persona que tenga períodos. Los síntomas del PMDD suelen ser intensos, persistentes y requieren tratamiento.


Trastorno afectivo estacional (TAE)

Algunas personas experimentan episodios de depresión en determinadas épocas del año, con mayor frecuencia durante la época navideña (aunque puede ocurrir en cualquier época del año). Esto se lo conoce como trastorno afectivo estacional. La falta de luz solar durante el invierno se ha asociado con un estado de ánimo bajo por varias razones, incluida la deficiencia de vitamina D y una mayor probabilidad de que alguien pase más tiempo solo o en casa (posiblemente debido al clima más frío en países donde suele nevar y los días más cortos). También se producen varios días festivos y celebraciones durante esta época del año, lo que puede contribuir a la depresión y la ansiedad en algunas personas.


Distimia (trastorno depresivo persistente)

Si tienes un episodio de depresión que dura dos años o más, es posible que te diagnostiquen con distimia. A veces, la depresión mayor también se desarrolla o se alterna con períodos de depresión persistente.


Depression Situacional

Muchas personas experimentarán un período de depresión en su vida como respuesta a un evento específico. Perder un trabajo, cuidar a un padre o un hijo que está enfermo, divorciarse o experimentar un trauma como un robo, un accidente automovilístico o un incendio en la casa. Estos son solo algunos ejemplos de factores estresantes que podrían conducir a una depresión situacional. A diferencia de las formas más persistentes de depresión, la depresión situacional generalmente se puede tratar y mejorar en respuesta a un cambio positivo en la situación de una persona, como conseguir un nuevo trabajo y tener apoyo social, asesoramiento y, en algunos casos, medicamentos. El DSM-5 también menciona otras formas de depresión clasificadas como atípicas. Si tiene síntomas de depresión, los médicos y profesionales de la salud mental con los que está trabajando evaluarán tus síntomas cuidadosamente. Puedes experimentar más de una forma de depresión en tu vida. Si eres padre o joven, las entradas más recientes del DSM-5 también clasifican formas de depresión que son más específicas para niños y adolescentes.


Depresión en niños y adolescentes

joven_deprimida

Antes se creía que los niños no podían estar deprimidos, pero ahora sabemos que eso no es cierto. Los niños, los adolescentes y los adultos jóvenes pueden experimentar depresión, pero es posible que no tenga el mismo aspecto que en los adultos.


Los síntomas de depresión en niños y adolescentes pueden interferir con su trabajo escolar, las actividades sociales o las amistades. Por ejemplo, un niño que está deprimido puede comenzar a sacar malas notas en la escuela, perder interés en actividades extracurriculares como los deportes o ya no querer salir con amigos. Al igual que con los adolescentes y los adultos, los niños que experimentan depresión también pueden tener problemas para dormir, perder el apetito o tener síntomas físicos inexplicables, como dolores de cabeza y de estómago. Si te preocupa que tu hijo o adolescente esté deprimido, habla con su pediatra. Existen algunas afecciones médicas que pueden causar depresión y que deben descartarse. Si a tu hijo le diagnostican depresión, encontrar el tratamiento adecuado es fundamental para su bienestar. Puede ayudar reuniendo una red de profesionales de la salud mental, médicos, equipos en la escuela, así como amigos y personas de la comunidad, que pueden apoyar a tu familia a medida que aprendes sobre cómo manejar la depresión de tu hijo.


Causas

Las causas de la depresión no se comprenden completamente, pero se cree que hay varios factores clave, incluyendo la genética y el medio ambiente, que hacen que una persona sea más propensa a deprimirse.


Una teoría importante es que ciertos cambios genéticos hacen que los neurotransmisores (sustancias químicas que regulan el estado de ánimo en el cerebro) sean ineficaces o escasos.


El otro componente importante son los desencadenantes ambientales que pueden hacer que una persona genéticamente predispuesta a la depresión sea más propensa a desarrollarla. Ciertos factores que hacen que sea más probable que una persona experimente depresión clínica incluyen:


  • Un historial familiar de depresión (especialmente uno de los padres o un hermano)

  • Experimentar un evento traumático o un cambio de vida importante (como la pérdida de un trabajo, la muerte o enfermedad grave de un cónyuge, divorcio)

  • Problemas financieros (como deudas y preocupaciones por pagar grandes gastos)

  • Estar muy enfermo o lesionado (como por cáncer o un accidente automovilístico), tener que someterse a una cirugía o tratamiento médico, o tener que controlar una afección de salud crónica y / o progresiva (como la esclerosis múltiple)

  • Cuidar a un ser querido (cónyuge, hijo, padre) que tiene una enfermedad, lesión o discapacidad grave

  • Tomar ciertos medicamentos que pueden causar síntomas asociados con la depresión (incluidos los medicamentos que se usan para tratar la depresión).

  • Usar drogas ilegales o abusar del alcohol.

Si has experimentado una forma de depresión antes, es más probable que volverás a experimentarla o que desarrolles otra forma en respuesta a ciertos factores estresantes o cambios en la vida (como tener un bebé).


Diagnóstico

Su médico puede ser el primer profesional de la salud que te hable sobre la depresión. Si te sientes deprimido, es posible que tu médico desee comenzar por descartar afecciones médicas, como trastornos de la tiroides, que pueden causar síntomas de depresión. Si bien tu médico de atención primaria puede diagnosticar la depresión clínica, es posible que también quiera que seas evaluado por alguien con experiencia y conocimiento en la psicología.


Si vas a tomar medicamentos para tratar la depresión, tu médico puede referirte a un psiquiatra. Este tipo de médico tiene una capacitación especial para recetar y controlar los medicamentos que se usan para tratar las afecciones de salud mental. Pueden asegurarse de que el medicamento que estás tomando para la depresión sea el que mejor se adapte a tipo de depresión que tienes y que la dosis sea la más segura y eficaz para ti.


Tratamientos

Hay varias formas diferentes de tratar la depresión. Es posible que debas probar diferentes enfoques o combinar y probar más de un método.


Lo que funciona bien para una persona con depresión puede no necesariamente va a funcionar para otra. Tu equipo de atención médica te informará sobre las opciones que son seguras para usted.

hombre_hablando_con_su_terapeuta_sobre_depresion

Si tus síntomas son graves o tu equipo de salud mental siente que corres el riesgo de lastimarte o lastimar a otra persona, es posible que debas comenzar a tratar tu depresión en un hospital psiquiátrico, o un centro de atención de salud mental para pacientes hospitalizados parcialmente, y luego participar en programas de tratamiento ambulatorio. Ten en cuenta que el proceso para la recuperación puede tomar tiempo. También es posible que debas ajustar la forma en que manejas tus síntomas de depresión en respuesta a los cambios en tu vida.


Medicamentos

Uno de los tratamientos de primera línea para la depresión clínica es la medicación. Hay varios tipos diferentes de antidepresivos, sin embargo, los que pertenecen a una clase llamada inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) son los que se recetan con más frecuencia.


Tu médico o psiquiatra puede recomendarte que tomes más de un tipo de antidepresivo o que agregue otro tratamiento farmacéutico, como medicamentos contra la ansiedad, a su rutina. Los antidepresivos pueden empeorar algunas afecciones de salud mental. Por esta razón, es muy importante trabajar en estrecha colaboración con tu médico y terapeuta para asegurarte de tener el diagnóstico más preciso y de que el tratamiento que elijas sea una forma segura y eficaz de controlar sus síntomas. Antes de comenzar a tomar antidepresivos, debes saber que el medicamento puede tardar algún tiempo en funcionar. Es probable que tu médico o psiquiatra te pida que intentes tomarte el medicamento durante un cierto período de tiempo, generalmente varias semanas o meses, antes de ajustar la dosis o probar un medicamento diferente. Después de que comiences a tomar un antidepresivo, pueden pasar varias semanas antes de que sientas una diferencia en tus síntomas. También pueden pasar semanas antes de que se resuelvan los efectos secundarios.


El proveedor de atención médica que prescribe el medicamento discutirá con usted los riesgos y beneficios. Puede haber algunas circunstancias en las que no se recomiende tomar un medicamento en particular para tratar la depresión o es posible que necesite ajustar la dosis.


Psicoterapia

La psicoterapia es otra opción popular para tratar la depresión, tanto sola como combinada con antidepresivos. La psicoterapia implica trabajar con un terapeuta, ya sea solo o en un grupo, para hablar sobre cómo te siente, tus experiencias y cómo te vez a tí y al mundo. Juntos, es posible que puedan identificar ciertas causas subyacentes o desencadenantes que influyen en tu depresión. Una vez que los identifiques, puedes comenzar a trabajar en estrategias de afrontamiento que te sean efectivas. Un ejemplo es la terapia cognitivo-conductual, que según las investigaciones puede ser eficaz para tratar la depresión. Otros estudios indican que la combinación de medicamentos y psicoterapia puede ser el tratamiento más eficaz, ya que cada método se dirige a la depresión de forma diferente.


Si tienes depresión, la terapia te puede ayudar a entender y manejar mejor los síntomas. También puede ser un componente esencial para tu sistema de apoyo. Si estás tomando medicamentos antidepresivos, un psiquiatra puede ayudarte controlando tu dosis para asegurarse de que sigas funcionando bien y que sea seguro para tu salud.


En INSPIRA nuestros terapeutas pueden usar correo electrónico, video chat o llamadas de voz para conectarse con personas que necesitan ayuda para controlar la depresión. También puedes descargar aplicaciones de salud mental en su teléfono inteligente o tableta con los que puedes rastrear sus síntomas o para luego comunicarselos a tu proveedor. Incluso hay algunas aplicaciones que ofrecen recursos y juegos interactivos de autoayuda para ayudarlo a practicar nuevas habilidades de afrontamiento, como la atención plena, en lo que llega el día de tu próxima cita.


¿Qué otras cosas puedo hacer?

mujer_pinta_para_manejar_la_depresion

Si tiene depresión, hay una variedad de cosas que puedes hacer que te ayudarán a controlar tus síntomas. Dependiendo de tu estilo de vida, salud física y preferencias, puede trabajar con tu terapeuta para desarrollar estrategias que te funcionen y que son adecuadas para tí. Por ejemplo:

  • Actividades físicas: Las investigaciones han demostrado que los síntomas físicos y mentales de la depresión pueden reducirse con un poco de activdad física. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo libera endorfinas, que en cambio pueden mejorar tu estado de ánimo.

  • Pasatiempos y creatividad: Un síntoma importante de la depresión es perder interés en pasatiempos o actividades que solía disfrutar. Puede que te resulte útil comenzar con un pasatiempo o una actividad que ya sabes que te gusta y tratar de lograr pequeños proyectos en los que trabajar. Esto te puede ayudar a reconectarte con las partes de tu vida que podrías sentir que has "perdido" debido a la depresión o incluso a encontrar un interés o pasatiempo completamente nuevo.

  • Autocuidado y mantenerte conectado: La depresión puede hacer que se te haga muy difícil cuidarte física, emocional, mental y espiritualmente. Puede parecer imposible pedir ayuda, pero incluso hacer pequeños cambios saludables puede hacer que lidiar con los síntomas de la depresión sea más manejable. También es importante mantenerte conectado con los demás. La depresión puede ser increíblemente aislante.

Te podemos ayudar

Si tu o un ser querido tiene depresión clínica, es posible que te sientas abrumado por todos los diferentes aspectos de vivir con una enfermedad mental. Si bien la experiencia de todos con la depresión será única, existen algunos puntos en común en lo que respecta a los síntomas, las causas y el tratamiento. Querrás discutir tus síntomas con tu terapeuta. Te ayudará a encontrar el tratamiento más seguro y eficaz, que puede incluir medicamentos, terapia o ambos. Tu red de apoyo, ya sea en persona o en línea, puede estar a tu disposición mientras aprendes a lidiar con los síntomas de la depresión. Cuando estás deprimido, puede ser difícil pedirle ayuda a otras personas. Es importante recordar que no necesita abordar todos los diferentes aspectos de vivir con depresión al mismo tiempo, y no tiene que enfrentarlo solo(a)

flyer_informativo_inspira_servicios_salud_mental

Para citas o informacion:

(787) 704-0705

citas@inspirapr.com

www.inspirapr.com/citas Horario de servicio: lunes a viernes de 8am-5pm

547 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo