top of page

BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • Foto del escritorINSPIRA: Salud Mental

Violencia Doméstica en la Comunidad LGBTQ+

Actualizado: 20 jul 2023

Publicado por INSPIRA, 28 de junio de 2023


Cuando pensamos en el abuso de pareja, la imagen que nos viene a la mente es la de un hombre que daña físicamente a una mujer. Sin embargo, la violencia de la pareja íntima puede ser muy diferente de la visión común.


La violencia doméstica en parejas del mismo género no es inusual, pero el problema no recibe la atención pública necesaria. Y aunque la imagen que tenemos de un abusador suele ser la de un hombre que hiere a una mujer, cualquier persona puede ser un abusador.


La violencia de pareja dentro de las relaciones LGBTQ+ ocurre tan a menudo, si no más, que en las relaciones heterosexuales.

  • La catedrática de la Universidad Internacional de Florida, Sheilla L. Rodríguez Madera, encuestó a 302 puertorriqueños de orientación homosexual o bisexual junto al fenecido catedrático de la Universidad de Puerto Rico, José Toro Alfonso, para el artículo Violencia doméstica en parejas de hombres gay puertorriqueños.

  • En esa investigación salió a relucir que el 61% de los encuestados respondió haber experimentado violencia de parte de su pareja. Mientras, el 48% sufrió de violencia emocional, el 26% de violencia física y el 25% de violencia sexual.

La realidad es que existe mucha menos investigación disponible sobre la violencia de pareja en las relaciones LGBTQ+ que sobre la violencia doméstica en las relaciones heterosexuales.


Sigue leyendo para saber qué tan frecuente es la violencia de pareja en las relaciones homosexuales, por qué las personas no denuncian el abuso, los efectos a largo plazo en la salud mental y física de la violencia doméstica y cómo encontrar ayuda si es una víctima.


¿Quién está en riesgo?

Cualquier ser humano corre el riesgo de asociarse con alguien que resulta ser abusivo. No importa de qué género sea o con qué género prefiera tener intimidad, siempre existe la posibilidad de que una pareja se vuelva abusiva.


Dicho esto, hay grupos específicos de personas LGBTQ+ que corren el mayor riesgo de violencia de pareja íntima, según la National Coalition Against Domestic Violence (NCADV). Estos son:

  • personas trans

  • Personas de raza negra

  • Personas en asistencia pública

  • personas bisexuales

Para todos estos grupos, la violencia doméstica ocurre con mayor frecuencia para las personas que se identifican como miembros de ellos, que para las que no lo hacen.


¿Qué impide que las personas busquen ayuda?

Para cualquier situación de abuso, existen numerosas barreras que pueden impedir que una víctima busque y reciba ayuda. Una víctima puede temer por su vida, o temer por la seguridad de su hijo, o avergonzarse y avergonzarse de haber elegido a alguien que terminó siendo abusivo aunque lógicamente sabe que no tiene la culpa.


Las víctimas LGBTQ+ de violencia doméstica enfrentan todas esas mismas barreras. Sin embargo, también enfrentan potencialmente múltiples barreras adicionales para recibir ayuda. Estas barreras se analizan a continuación.


Extorsión

Un abusador en una relación LGBTQ+ puede amenazar con divulgar la orientación sexual de su pareja si esta no se lo ha dicho a todos los involucrados en su vida. Esto podría afectar todo, desde la relación con sus padres u otros miembros de la familia hasta su carrera.


Esta amenaza es potencialmente aún más peligrosa para una persona trans, no binaria o de género no conforme que aún no ha revelado públicamente su identidad de género.


Estereotipos de género

A menudo hay una falta de credibilidad cuando un abusador no pertenece al grupo demográfico del que asumimos que las víctimas generalmente forman parte. Una persona que está siendo abusada puede, con razón, estar muy preocupada de que no la crean como víctima en una situación de violencia de pareja íntima si no se ajusta a la descripción física de una (e.g. violencia de hombre a mujer vs de mujer a mujer).


Esto significa que corren el riesgo de revelar información difícil, solo para que posiblemente no les crean.


Protecciones legales imperfectas

La homofobia y la transfobia todavía juegan un papel en el funcionamiento legal de muchos estados. Entonces, una víctima de violencia doméstica puede encontrarse con oficiales de policía prejuiciosos u otras figuras de autoridad cuando denuncian el abuso.


Miedo al impacto social

Las comunidades LGBTQ+ pueden ser pequeñas y unidas. Cuando una persona está experimentando violencia por parte de su pareja, puede tener miedo del impacto social que tenga el denunciarlo. Si ellos y su pareja comparten un grupo de amigos o son miembros de la misma comunidad (lo cual es muy probable), corren el riesgo de alejarse y perder muchas, si no todas, de sus relaciones sociales más cercanas.


Incluso si todos los que conocen se ponen del lado de su pareja, es casi seguro que habrá mucho estrés social al revelar el abuso a sus amigos y la comunidad. Desafortunadamente, esto puede llevar a las víctimas a guardar silencio sobre el abuso, poniendo en riesgo su seguridad personal.


Repercusiones a largo plazo del abuso

Cualquier situación de violencia doméstica puede tener repercusiones a largo plazo para la víctima.


Efectos sobre la salud física

Algunos de los posibles efectos de la violencia doméstica en la salud física incluyen: 2

  • Lesiones corporales (e.g. cortes, moretones, conmociones cerebrales, huesos rotos)

  • Lesiones penetrantes (e.g. heridas de arma blanca)

  • Abortos

  • Daño articular

  • Pérdida de audición y/o visión.

  • Migrañas

  • desfiguración permanente

  • Artritis

  • Hipertensión

  • Cardiopatía

  • Enfermedades de transmisión sexual


Efectos sobre la salud mental

Algunos de los efectos de la violencia doméstica en la salud mental incluyen: 2

  • Depresión o ansiedad

  • Adicción

  • Desorden de personalidad

  • TEPT

  • Trastornos del sueño o de la alimentación

  • Disfunción social

  • Suicidio

Qué hacer si estás en una situación de abuso

Si eres una persona LGBTQ+ que se encuentra en una situación de abuso y aún no se ha comunicado con las autoridades, tienes opciones para obtener la atención que necesitas y mereces.


Dile a alguien

Decírselo a alguien cercano es un excelente primer paso para salir de una relación abusiva.


Presente una orden de restricción si la necesita

Si su pareja lo ha amenazado o se está comportado violentamente contigo, tus mejores posibilidades de garantizar tu propia seguridad son solicitar una orden de restricción. Esto se hace a través de su tribunal local.


Usted tiene muchos derechos legales como víctima de abuso. Las personas de la comunidad LGBTQ+ tienen las mismas protecciones que el resto de la población bajo la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica (Ley 54-1989)




Buscar recursos

Si perteneces a la comunidad LGBTQ+ y eres víctima de violencia de pareja, recuerda que tú no tienes la culpa. Hay muchos recursos disponibles que te brindarán la atención mental y física que mereces.

128 visualizaciones0 comentarios

Bình luận


bottom of page