BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

¿Qué lleva a una persona a quitarse la vida?

Publicado por INSPIRA, 7 de septiembre de 2022


¿Por qué hay personas que se suicidan?

Es difícil imaginar qué llevó a un amigo, familiar o celebridad a suicidarse. Es posible que no hubo señales de advertencia claras, y que te preguntes qué pistas se podrían haber pasado por alto. A continuación te compartimos algunos factores que podrían llevar a una persona a tomar la decisión de quitarse la vida y las acciones que puedes tomar al identificar posibles señales de alerta



Enfermedad mental

Si bien hay muchos factores que pueden influir en la decisión de una persona para suicidarse, el más común es la depresión severa. La depresión puede hacer que las personas sientan un gran dolor emocional y pérdida de esperanza, lo que las hace incapaces de ver otra forma de aliviar el dolor que no sea acabar con su propia vida.


Según la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio, la depresión está presente en aproximadamente la mitad de todos los suicidios.


Otras enfermedades mentales que pueden aumentar el riesgo de suicidio incluyen:

  • Trastorno bipolar

  • Trastorno límite de la personalidad (TLP)

  • Trastornos de la alimentación

  • Esquizofrenia


Estrés traumático

Una persona que ha tenido una experiencia traumática, incluido el abuso sexual infantil , la violación, el abuso físico o el trauma de guerra, corre un mayor riesgo de suicidio, incluso muchos años después del trauma.


En una encuesta de casi 6,000 adultos estadounidenses, casi el 22 % de las personas que han sido violadas intentaron suicidarse en algún momento, mientras que el 23 % de las que sufrieron agresión física intentaron quitarse la vida en algún momento.

Ser diagnosticado con trastorno de estrés postraumático (PSTD) o múltiples incidentes de trauma aumenta el riesgo aún más. Esto se debe en parte a que la depresión es común después de un trauma y entre las personas con PTSD, lo que provoca sentimientos de impotencia y desesperanza que pueden conducir al suicidio.


Uso de sustancias e impulsividad

Las drogas y el alcohol también pueden influir en una persona que se siente suicida, haciéndola más impulsiva y propensa a actuar de acuerdo con sus impulsos. El consumo de sustancias y alcohol también puede contribuir a otras razones por las que las personas se suicidan, tal como la pérdida de empleo y las relaciones interpersonales. 


Las tasas de consumo de sustancias y trastorno por consumo de alcohol también son más altas entre las personas con depresión y otros trastornos psicológicos. Combinas todos estos factores y los riesgos aumentan.


Pérdida o miedo a la pérdida

Una persona puede decidir quitarse la vida cuando se enfrenta a una pérdida o al temor de una pérdida. Estas situaciones pueden incluir:

  • Fracaso académico

  • Ser arrestado o encarcelado

  • Intimidación, vergüenza o humillación, incluido el ciberacoso

  • Problemas financieros

  • Fin de una amistad cercana o relación romántica

  • Perdida de trabajo

  • Pérdida de la aceptación de amigos o familiares debido a la revelación de su orientación sexual

  • Pérdida de estatus social

Desesperación

Muchos estudios han encontrado que la desesperanza, ya sea a corto plazo o como un rasgo más duradero, contribuye a la decisión de suicidarse. La persona puede estar enfrentando un desafío social o físico y puede no ver ninguna forma en que la situación pueda mejorar.


Cuando las personas sienten que han perdido toda esperanza y no se sienten capaces de cambiar eso, puede eclipsar todas las cosas buenas de su vida, haciendo que el suicidio parezca una opción viable.


Si bien puede parecer obvio para un observador externo que las cosas mejorarán, es posible que las personas con depresión no puedan ver esto debido al pesimismo y la desesperación que acompañan a esta enfermedad.


Dolor crónico y enfermedad

Si una persona tiene un dolor crónico o una enfermedad sin esperanza de cura o alivio de dolor, el suicidio puede parecer una forma de recuperar la dignidad y el control de su vida. En algunos estados, el suicidio asistido es legal por esta misma razón.


Según un estudio del American Journal of Preventative Medicine, las siguientes condiciones de salud se asociaron con un mayor riesgo de suicidio:

  • Asma

  • Dolor de espalda

  • Daño cerebral

  • Cáncer

  • Insuficiencia cardíaca congestiva

  • Diabetes

  • Epilepsia

  • VIH/SIDA

  • Enfermedad del corazón

  • Alta presión sanguínea

  • Migraña

  • Parkinson

El dolor crónico también puede provocar ansiedad y depresión, lo que también puede aumentar el riesgo de suicidio. Según la investigación, las personas con dolor crónico tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir depresión o ansiedad que aquellas que no tienen dolor.


Sentirse como una carga para los demás

Una persona con dolor crónico o una enfermedad terminal también puede sentirse como una carga para los demás, ya que cada vez es más difícil pedir ayuda con las tareas del hogar o para pagar las facturas del hospital, entre otros. De hecho, muchas personas que deciden suicidarse suelen afirmar que sus seres queridos o el mundo en general estarían mejor sin ellos.


Este tipo de retórica es una señal de advertencia común de suicidio. Las personas a menudo se ven a sí mismas como una carga para los demás o se sienten inútiles debido a la abrumadora carga emocional que llevan dentro.


Aislamiento social

Una persona puede aislarse socialmente por muchas razones, incluida la pérdida de amigos o pareja, una enfermedad física o mental, la ansiedad social, la jubilación o la mudanza a una nueva ubicación. El aislamiento social también puede ser causado por factores internos como la baja autoestima. Esto puede conducir a la soledad y otros factores de riesgo de suicidio como la depresión y el abuso de alcohol o drogas.


Pedir ayuda

A veces, las personas intentan suicidarse no tanto porque realmente quieran morir, sino porque simplemente no saben cómo obtener ayuda. Los intentos de suicidio no son un grito de atención sino un grito de ayuda. Se convierte en una forma de demostrarle al mundo cuánto les duele.


Las personas que hacen un intento fallido también corren un riesgo mucho mayor de volverlo a intentar, y es mucho más probable que su segundo intento sea letal.


Unas últimas palabras

Es posible que nunca sepas por qué una persona se suicidó. Si bien podría haber parecido que alguien tenía todo por lo que vivir, probablemente esa persona no se sentía así. No importa lo que diga o haga para ayudar a su amigo, es posible que aún experimente pensamientos y sentimientos suicidas. Asegúrese de estar atento a las señales de advertencia de suicidio y sepa cuándo buscar ayuda.


Si detecta señales de advertencia de suicidio, debes hablar con tu ser querido y pedirle que hable con un profesional de la salud mental. Cuando exista un riesgo inmediato, debes retirar los artículos peligrosos de la casa, asegurarte de que la persona no se quede sola y motivarlo(a) a buscar ayuda.


A menudo, la forma más sencilla de iniciar una conversación es ser directo: pregúntale a tu amigo(a) si está deprimido(a). No acuses, amenaces, culpes ni tomes a la ligera lo que siente tu amigo(a). Házle saber que te importa y que está allí para hablar de ello si así lo desea.



797 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo