BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

Síntomas y Diagnóstico del Trastorno de Pánico

Publicado por INSPIRA, 19 de mayo de 2021


Según el Manual de diagnóstico y estadísticas de los trastornos mentales (DSM-5), el trastorno de pánico es un tipo de trastorno de ansiedad que se caracteriza por ataques de pánico intensos, recurrentes e inesperados. El miedo y la ansiedad pueden ser reacciones normales a situaciones específicas y eventos estresantes. El trastorno de pánico se diferencia de este miedo y ansiedad normal porque a menudo es extremo y puede parecer que surge de la nada.

mujer_con_ataques_de_panico

Una persona con trastorno de pánico puede experimentar síntomas como sentimientos intensos de terror, respiración acelerada y frecuencia cardíaca acelerada. Las personas con trastorno de pánico pueden experimentar estos ataques de forma inesperada y sin motivo aparente, pero también pueden estar precedidos por algún tipo de evento o situación desencadenante.


Síntomas

Según la Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión, casi seis millones de adultos estadounidenses experimentan los síntomas del trastorno de pánico durante un año determinado. Si bien el trastorno de pánico puede aparecer en cualquier momento de la vida, los síntomas suelen comenzar al final de la adolescencia o al principio de la edad adulta y afectan al doble de mujeres que de hombres. Muchas personas que viven con el trastorno de pánico describen sentirse como si estuvieran sufriendo un ataque cardíaco o al borde de la muerte, y experimentan algunos o todos los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho

  • Mareo

  • Sentimientos de terror extremo que ocurren repentinamente sin previo aviso.

  • Entumecimiento de manos y pies

  • El corazón palpitante

  • Respiración rápida

  • Sudoración excesiva

  • Temblor en el cuerpo

  • Debilidad


Diagnóstico

Según el DSM-5, para ser diagnosticado con un trastorno de pánico, una persona debe experimentar ataques de pánico recurrentes y, a menudo, inesperados. El profesional de la salud mental que lo atienda deberá descartar otras posibles causas de sus síntomas, que incluyen:

  • Los efectos fisiológicos directos de una sustancia (como el uso de drogas o un medicamento) o una afección médica general.

  • Otro trastorno mental, incluyendo la fobia social u otra fobia específica, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), el trastorno de estrés postraumático (TEPT) o el trastorno de ansiedad por separación


Comportamientos de evitación y trastorno de pánico

Debido a que el trastorno de pánico a menudo hace que una persona evite ciertas situaciones u objetos, también puede conducir al desarrollo de fobias. Por ejemplo, una persona que vive con trastorno de pánico puede dejar de salir de su casa para evitar un ataque o perder el control en público. Con el tiempo, esta persona puede desarrollar agorafobia, un miedo marcado a estar en una variedad de situaciones fuera del hogar en las que escapar puede ser difícil o no hay ayuda disponible si se desarrollan síntomas debilitantes. Si bien las versiones anteriores del DSM clasificaron el trastorno de pánico como una condición que ocurre con o sin agorafobia, la edición más reciente del manual de diagnóstico enumera los dos como trastornos distintos y separados.


Tipos de ataques de pánico

Hay dos tipos principales de ataques de pánico: inesperados y esperados. Las personas con trastorno de pánico suelen experimentar ataques de pánico inesperados, pero algunas experimentan ambos tipos.

  • Los ataques de pánico inesperados ocurren repentinamente sin ninguna señal externa o interna. En otras palabras, parecen suceder "de la nada" cuando te sientes relajado.

  • Los ataques de pánico esperados ocurren cuando alguien se expone a una situación por la que carga el miedo. Por ejemplo, tener un ataque de pánico durante el despegue de un avión.


Tratamientos

El trastorno de pánico, al igual que otros trastornos de ansiedad, a menudo se tratan con psicoterapia, medicamentos (antidepresivos o ansiolíticos) o una combinación de ambos.


Psicoterapia

La psicoterapia para el trastorno de pánico puede incluir varios enfoques diferentes, que incluyen:

  • La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ayudar a las personas con trastorno de pánico a aprender nuevas formas de pensar y reaccionar ante situaciones que provocan ansiedad. Como parte del proceso de la TCC, los terapeutas ayudan a los clientes a identificar y desafiar los patrones de pensamiento negativos o inútiles y reemplazar estos pensamientos con formas de pensar más realistas y útiles.

  • La terapia de exposición implica exponer progresivamente a las personas con trastorno de pánico al objeto y situaciones que desencadenan una respuesta de miedo mientras se enseñan y practican nuevas estrategias de relajación.

  • La psicoterapia psicodinámica centrada en el pánico (PFPP) tiene como objetivo descubrir conflictos y experiencias subyacentes que pueden haber influido en el desarrollo del pánico y la ansiedad de la persona

Medicamento

Los medicamentos para el trastorno de pánico se dividen en dos categorías: antidepresivos y ansiolíticos.


Otras técnicas de afrontamiento

mujer_haciendo_ejercicios_para_combatir_la_ansiedad

Además de la medicación y la psicoterapia, se ha descubierto que existen algunos hábitos de estilo de vida que ayudan a las personas a afrontar mejor los síntomas del trastorno de pánico.


Muévanse

El ejercicio regular no solo puede ayudarle a reducir el estrés, la ansiedad y la tensión en todo el cuerpo, sino que también reduce la frecuencia de los ataques de pánico.


Priorizar el sueño

Los trastornos del sueño y el trastorno de pánico pueden ser un círculo vicioso. Las personas con trastorno de pánico a menudo tienen problemas para dormir y la falta de sueño puede provocar síntomas más graves del trastorno de pánico.


Cuida tu dieta

Si bien no existe una dieta mágica para curar tu trastorno de pánico, existen ciertos alimentos y sustancias que pueden aumentar tu ansiedad o desencadenar un ataque de pánico, que incluyen:

  • Alcohol

  • Cafeína

  • Glutamato monosódico (MSG)

  • Azúcar refinada


Mantén un diario

Además de rastrear los factores que son desencadenantes para tí, puedes llevar un diario de tus ataques de pánico para registrar tus síntomas (físicos y emocionales), así como cualquier estrategia de afrontamiento que te ayudó a enfrentar esos síntomas.


Practica la relajación

Las técnicas de relajación pueden ayudarte a reducir la velocidad de tus pensamientos, aliviar el estrés y la ansiedad y contrarrestar muchos de los síntomas cognitivos y físicos del trastorno de pánico. Aquí hay algunas técnicas de relajación que puedes probar por tu cuenta o con la ayuda de un profesional de la salud mental:

Busca ayuda

Para muchas personas, el estigma asociado con el trastorno de pánico puede hacerlos evitar buscar apoyo y tratamiento. Sin embargo, obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado y tener un sólido sistema de apoyo de amigos y familiares puede ayudarte a controlar tus síntomas y sentirte mejor. Si tú o un ser querido tiene un trastorno de pánico, rodéate de personas que te brindan apoyo y anímate a buscar tratamiento, ya sea psicoterapia, medicación, autoayuda o una combinación de estas opciones.


Te podemos ayudar

En INSPIRA contamos con psicólogos, psiquiatras, consejeros y trabajadores sociales, expertos en salud mental.

Para citas o información

(787) 704-0705

citas@inspirapr.com

www.inspirapr.com/citas


Horario servicio al cliente: lunes a viernes de 8am-5pm


81 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo