BLOG | NOTICIAS

  • INSPIRA: Salud Mental

Rivalidad entre Hermanos: Cómo Gestionar y Prevenir

Actualizado: oct 1

La convivencia presenta sus propios retos, y en momentos como estos, marcados por la obligación de permanecer confinados en nuestras casas, el cansancio, aburrimiento y la falta de salir a la calle a jugar con los amigos puede detonar conflictos entre hermanos.

Un estudio publicado en la revista Pediatrics, en el cual se entrevistó a 3,600 niños de los estados unidos reveló que aquellos niños cuyo hermanos los molestaban física y verbalmente presentaban puntuaciones más altas en síntomas de ansiedad y depresión en comparación con aquellos que no sufrieron acoso por parte de su hermano o hermana.


Aprender a navegar de manera saludable los conflictos entre hermanos puede enseñarle a los niños cómo tomar turno, compartir, autonomía corporal, cuándo recurrir a un adulto y cuándo usar palabras en lugar de fuerza física.


¿Qué factores podrían afectar la relación entre hermanos?

A pesar que la rivalidad entre hermanos es algo natural, factores como la edad, el sexo, la personalidad y el tamaño de la familia puede generar discrepancias entre sí. Por ejemplo:

  • Los niños del mismo sexo puede que compitan más entre ellos

  • Los hijos del medio, que quizas no reciben la misma atención, suelen portarse mal para llamar la atención

  • Los niños cuyo padre son divorciado suelen competir por la atención del padre con quien viven, especialmente si hay hermanastro viviendo en la casa.

A medida que los niños crecen, cambia su forma de relacionarse. Mientras que los niños pequeños suelen pelear físicamente, de adultos, es más probable, que tengan discusiones verbales. Sin embargo, a pesar de que la competividad entre hermanos suele cesar entre los 10-15 años, existen casos cuya rivalidad continúa hasta la adultez


¿Qué medidas pueden tomar los padres?

A continuación, le compartiremos algunas cosas que como padre puedes hacer para mantener la paz en el hogar:


  1. Llega a la raíz del conflicto: A menudo, los padres suelen asumir el rol de árbitros, separando peleas y pautando métodos de disciplina. No obstante, es crucial siempre intentar dar un paso atrás y conocer la raíz del problema. Por ejemplo, si tus hijos se pelean siempre por los juguetes o por usar los aparatos electrónicos en el hogar, ayúdalos a crear un cronograma semanal. Luego, explicale a cada uno las consecuencias de no cumplir con ese cronograma.

  2. Fomenta el buen comportamiento: Reconoce el comportamiento cooperativo de tus hijos a medida que suceden. Deténgase a elogiarlos por su buena toma de acción. Dejarlos saborear esa atención positiva ayuda a reducir su necesidad de atención negativa.

  3. Establezca un plan de acción: Tómese el tiempo de enseñarle a sus hijos sobre cómo responder de una manera productiva en lugar de intensificar un conflicto. Por ejemplo, puede decirle a su hijo que si su hermano le golpea o le arrebata algo de la mano, debe venir y avisarle tranquilamente en lugar de tomar represalias. No obstante, como padre, debe dejar también claro que existe una diferencia entre correr hacia usted cada vez que hay un desacuerdo mínimo y buscar ayuda para resolver un problema. Para ello, si hay una fuente constante de conflicto podría funcionar crear un plan para aliviar la tensión.

  4. Si le quita algo, devuélvalo: Habrá momentos en los que la única forma de intervenir es eliminar la fuente de conflicto. Por ejemplo, si los niños suelen pelear constantemente por un juguete, el primer instinto podría ser quitárselo a los dos. Aunque esto está bien, es importante después devolverle el juguete a los niños dándoles así una nueva oportunidad para practicar el uso adecuado de los mismos; de lo contrario no podrán desarrollar su habilidad de trabajar en colaboración.

  5. lvídese de lo justo: "Eso no es justo" es una expresión que niños de todas las edades le expresarán a sus padres. Pero es importante recordar que la vida en sí no es justa por lo que no se puede esperar que cada cosa en el hogar sea equitativos para todos, en todo momento. Por ejemplo, su hijo mayor podrá tener permiso para quedarse despierto hasta más tarde y el hijo menor podría considerar esto como una gran injusticia. De este ser el caso, como padre, tómese el tiempo de explicarle a su hijo la razón detrás de la excepción considerada "injusta".


Al final del día, ser generoso con el apoyo y la motivación que le brinde a sus hijos evitará que estos se porten mal para capturar su atención. De igual forma, separar un tiempo para compartir, uno a uno, con cada hermano, en los momentos que sea posible (aunque sea solo una vez en semana para desayunar o jugar un juego que a el o ella le guste), puede significar mucho para que todos se sientan que son importantes para usted.


Recuerda, todos los hermanos pelean o discuten, sin embargo, si a pesar de estos consejos usted entiende que la rivalidad entre hermanos podría estar afectado la salud emocional de todos en el hogar, acude a un profesional.


Fuentes de referencia:

Child Mind Institute

Mayo Clinic

Revista de Neurología


Habla con los expertos. Con más de 30 años de experiencia, INSPIRA se categoriza como el principal centro de salud mental en Puerto Rico. Recomendado por nuestros pacientes.

Para citas:

Solo necesitas acceder a: www.inspirapr.com/citas

Completa la solicitud en línea y uno de nuestros representantes se comunicará con usted para asistirle.

Servicios de telemedicina, disponible para pacientes.

Citas iniciales en 24hrs, sujeto a disponibilidad de tiempo.

Para información:

Envíanos un mensaje a: citas@inspirapr.com.

Déjenos su nombre completo y número de teléfono, y le devolveremos la llamada.

Estamos para servirles.

El horario de nuestro centro de ayuda al cliente es de Lunes a Viernes de 8am-5pm.

Horario de las Clínicas

Lunes a Viernes de 8am-5pm

Servicios al cliente 7am-6pm

787-704-0705

P O Box 9809 Caguas, PR 00726-9809

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Oficina Central

Consolidate Mall Anexo B-5,

202 Ave. Gautier Benitez

Caguas, PR, 00725

©2020 Inspira Corporation