BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

La Relación entre Imagen Corporal y los Trastornos Alimenticios

Actualizado: mar 30

Por INSPIRA, 2 de marzo de 2021


La angustia de la imagen corporal a menudo se ve como un síntoma de un trastorno de la alimentación. Sin embargo, no todas las personas con un trastorno de la alimentación tienen una imagen corporal problemática y muchas personas que no tienen trastornos alimenticios tienen mala imagen corporal. Entonces, ¿cómo podemos entender la relación entre la imagen corporal y los trastornos alimenticios?

¿Qué es la imagen corporal?

La imagen corporal es la imagen subjetiva que las personas tienen de su propio cuerpo, que es distinta a cómo es su cuerpo realmente. La imagen corporal es una construcción compleja y se compone de creencias, pensamientos, percepciones, sentimientos y comportamientos. La forma en que nos vemos a nosotros mismos y a nuestro cuerpo tiene un impacto en nuestra salud física, en nuestra salud mental y en nuestras relaciones personales. Una imagen corporal saludable implica tener una percepción objetiva de la apariencia de uno y la capacidad para separar el valor que tienes como persona de la forma en que te ves.


Imagen corporal negativa

La imagen corporal negativa a menudo se caracteriza por la insatisfacción con la apariencia y la participación en comportamientos como la dieta, la comprobación y/o la evitación, en un intento de mejorar la insatisfacción. La imagen corporal negativa a menudo emerge durante la infancia.


Los estudios muestran que aproximadamente el 50% de las niñas preadolescentes y el 30% de los niños preadolescentes no les gusta su cuerpo y que el 60% de las mujeres adultas y el 40% de los hombres adultos tienen una imagen corporal negativa.

El término "descontento normativo" fue utilizado por primera vez por Rodin y sus colegas en 1984 para describir la insatisfacción con el tamaño y la forma del cuerpo. Se encontró que estaba tan extendido entre las mujeres que se determinó que era "normativo" u normal. Un estudio reciente a gran escala de islandeses de 18 a 79 años mostró que casi el 43 por ciento estaba insatisfecho con su peso corporal y más del 71 por ciento pensaba que necesitaba perder peso. A pesar de que el Indice de Masa Corporal (IMC) era más alto entre los hombres, más mujeres que hombres estaban insatisfechos con su peso corporal en cada grupo de edad.


La imagen corporal y los trastornos alimenticios

Los trastornos alimenticios son enfermedades mentales complejas causadas por factores genéticos y ambientales: la imagen corporal negativa es sólo un contribuyente potencial. Sin embargo, la imagen corporal negativa es prominente en los trastornos alimenticios porque muchas personas con trastornos alimenticios ponen un alto valor en su forma corporal y su peso, al determinar su propio valor.


Esta "sobreevaluación de la forma y el peso" es un síntoma de algunos, pero no de todos los trastornos alimenticios. La autoevaluación, desproporcionadamente influenciada por la forma del cuerpo y el peso, es consistente con un diagnóstico de anorexia nerviosa o bulimia nerviosa. Un diagnóstico de anorexia nerviosa es además consistente con una alteración en la forma en que se experimenta el peso o la forma del cuerpo o la incapacidad de reconocer la gravedad del actual bajo peso.


Por otro lado, la sobreevaluación de la forma y peso no necesariamente es una característica del trastorno de la alimentación por atracón, el trastorno alimenticio más común. Sin embargo, aquellos pacientes con atracón, que experimentan una preocupación constante con su forma y el peso pueden tener síntomas más severos.


Imagen corporal negativa y otros trastornos

La insatisfacción corporal puede conducir a dieta y alimentación desordenada, que pueden ser comportamientos con puerta de entrada a un trastorno de la alimentación.

La insatisfacción corporal no sólo es un factor de riesgo o síntoma de un trastorno de la alimentación, sino que también puede ser un factor de riesgo de depresión, ansiedad y baja autoestima. Por lo tanto, es un objetivo común para los esfuerzos de prevención.

Trastorno dismórfico corporal

El trastorno dismórfico corporal (TDC) es otro trastorno psiquiátrico, clasificado como un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo y relacionados. Las personas que tienen TDC están preocupadas por uno o más defectos de su apariencia física, real o ficticio, que podrían incluir la forma de su cuerpo.


Para ser diagnosticada con TDC, una persona debe participar en comportamientos repetitivos relacionados con la preocupación (como la comprobación o la búsqueda de remediar la insastifacción) y estos deben causar deterioro en el funcionamiento diario de la persona. Sin embargo, si las preocupaciones de la imagen corporal del individuo solo ocurren en el contexto de un trastorno de la alimentación, solo se diagnostica el trastorno de la alimentación. No es raro que los pacientes tengan un trastorno de la alimentación y TDC (este último se centra en preocupaciones distintas al peso o la grasa corporal).


El peso corporal y la insatisfacción del tamaño han sido reconocidos durante mucho tiempo como un problema entre las mujeres, pero en los últimos años se ha identificado como un problema creciente entre los hombres. Un tipo de trastorno dismórfico corporal, conocido como dismorfia muscular, afecta principalmente a los hombres que desean ser más musculosos. Debido a que muchos pacientes con dismorfia muscular realizan ejercicio y cambios en la alimentación diseñados para influir en el peso y la forma del cuerpo, varios investigadores creen que la dismorfia muscular es en realidad una versión de la anorexia nerviosa más estrechamente alineada con las normas tradicionales de género masculino.


Tratamiento para la imagen corporal negativa

La investigación muestran que la imagen corporal es a menudo uno de los últimos síntomas de un trastorno de la alimentación para mejorar durante el tratamiento. Incluso, teniendo en cuenta diferentes tratamientos y síntomas entre los pacientes, las etapas de recuperación de un trastorno de la alimentación siguen un patrón bastante similar. Casi universalmente, la recuperación de peso y los cambios de comportamiento parecen preceder a la recuperación psicológica. Y cierto grado de angustia y preocupación por la imagen corporal pueden persistir después de la recuperación de un trastorno de la alimentación, ya que no es normal que las personas en nuestra sociedad estén completamente libres de preocupaciones de imagen corporal.


Una variedad de intervenciones han sido diseñadas para dirigirse a una imagen corporal negativa. Estas intervenciones se dividen en varias categorías amplias, incluyendo:


  • Terapia cognitivo-conductual

  • Entrenamiento físico

  • Literacia mediática

  • Mejora de la autoestima

  • Psicoeducación

  • Gratitud

En muchos casos, los tratamientos incorporan más de una categoría de intervención. Por ejemplo, los tratamientos cognitivo-conductuales y los programas de literacia de los medios de comunicación a menudo incluyen psicoeducación.


Estrategias para probar en casa

Estas son algunas estrategias de autoayuda basadas en algunas de las intervenciones mencionadas arriba que puedes hacer por tu cuenta para mejorar tu imagen corporal:

  • Guarda un diario de gratitud corporal.

  • Limpie tu feed de redes sociales. Añade cuentas que contribuyan positivamente a tu bienestar e imagen corporal

  • Compra algunos artículos de ropa básicos que te sirvan ahora y que te hagan sentir bien.

  • Desafía el miedo al que te miren y deja de revisar tu cuerpo constantemente.

  • Actúa en contra del ideal del cuerpo delgado

  • Cambia el lenguaje corporal negativo hacia tu persona

Pensamiento final

Hay un sin número de movimientos sociales que sugieren que las personas deben aspirar a amar sus cuerpos. Esto, puede no ser posible en su totalidad. Un objetivo más razonable para algunos podría ser trabajar para apreciar y aceptar sus cuerpos. No es posible que nuestra imagen corporal mejore sin esfuerzo, y las actividades anteriores deben realizarse consistentemente. Mejorar la imagen corporal es un objetivo apropiado para la terapia, ya sea que estés experimentando o no con una alimentación desordenada. Si emplear estas estrategias de forma independiente no te está ayudando con el tiempo y la imagen corporal está teniendo un efecto negativo en tu bienestar general o funcionamiento diario, no dudes en buscar ayuda de un profesional.


Artículo traducido de: verywellmind


Te podemos ayudar

En INSPIRA contamos con psicólogos y psiquiatras, especialistas en salud mental.

Para citas o información:

(787) 704-0705

citas@inspirapr.com

www.inspirapr.com/citas


Horario servicio al cliente: lunes a viernes

537 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo