BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

Efectos de la Violencia Contra la Mujer

Actualizado: 28 de dic de 2020

Por INSPIRA, 30 de septiembre de 2020


#NiUnaMás #NiUnaMenos

Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como «todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada».

Datos Claves

  • La violencia contra la mujer -especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual- constituye un grave problema de salud pública a nivel mundial

  • Las estimaciones mundiales publicadas por la OMS indican que alrededor de una de cada tres (35%) mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual de pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida.

  • La violencia puede afectar negativamente la salud física, mental, sexual y reproductiva de las mujeres y, en algunos entornos, puede aumentar el riesgo de contraer el VIH.

  • Existen datos que demuestran que las intervenciones que promueven la sensibilización y emancipación de la mujer, la prestación de orientación psicológica y las visitas domiciliarias podrían favorecer la prevención o la reducción de la violencia de pareja contra la mujer.

Efectos de la violencia contra la mujer

La violencia contra la mujer puede provocar problemas de salud física y mental a largo plazo. La violencia y el abuso no solo afecta a la mujer involucrada sino que también a sus hijos, familiares y conocidos.


Los efectos físicos y mentales a corto plazo podrían ser:

  • Sangrado vaginal o dolor pélvico

  • Embarazo no deseado

  • Infecciones de transmisión sexual

  • Problemas para dormir o pesadillas

Los efectos físicos y mentales a largo plazo podrían ser:

  • Dolor crónico

  • Problemas digestivos

  • Problemas cardiácos

  • Asma

  • Migraña

  • Problemas sexuales, como dolor durante las relaciones sexuales

  • Ansiedad, estrés o depresión

  • Pensamientos suicidas

  • Problemas de sistema digestivo

  • Pensamientos negativos sobre tí mismo o los demás

Si has experimentado o presenciado abuso físico o sexual puede ser que comiences a sentir muchas emociones: miedo, confusión, ira y hasta insensibilidad. Puedes sentirte preocupada, culpable o avergonzada. Algunas personas pueden comenzar a abusar de sustancias controladas. En estos casos, recibir ayuda de un profesional puede evitar los efectos a largo plazo. Estos pueden incluir alejarse de otras personas, no disfrutar de las cosas que antes disfrutabas, no poder confiar en los demás y tener una baja autoestima.

Otros efectos de la violencia

La violencia contra la mujer también puede afectar otros ámbitos de la vida:

  • Trabajo. Experimentar una situación traumática como la violencia sexual puede interferir con la capacidad de trabajo de una persona.

  • Hogar. La investigación demuestra que la mitad de todas las mujeres y niños sin hogar llegaron a estar en situación de calle al tratar de escapar de la violencia doméstica.

  • Escuela. Las mujeres en la universidad que fueron abusadas sexualmente pueden tener miedo de denunciar el abuso para evitar descontinuar con su educación.

  • Niños. Las mujeres con niños pueden permanecer con la pareja abusadora porque tienen miedo de perder la custodia o el contacto con los hijos.

A veces, la violencia contra la mujer termina en la muerte. Más de la mitad de las mujeres asesinadas cada año son asesinadas por su pareja. Una de cada 10 de estas mujeres experimentó violencia en el mes anterior a su muerte.


¿Cómo puedes ayudar a prevenir la violencia contra la mujer?

La violencia contra la mujer afecta a todos. Conoce las maneras en las que puedes ayudar a frenar la violencia. Sigue las siguientes sugerencias:

  • Llama a la policía si ves o escuchas un acto de violencia doméstica.

  • Obtén información sobre la intervención de testigos.

  • Apoya a una amiga o familiar que podría ser parte de una relación abusiva.

  • Enseña a tus hijos cuando son pequeños que ellos son los que deciden quién puede tocarlos y dónde. Considera enseñarles los nombres de las partes del cuerpo a una edad temprana para que puedan hablar de manera clara sobre ellas. Enseña a tus hijos que ellos deciden si quieren abrazar o besar a otros, incluso a su familia.

  • Educa a tus hijos para que respeten a los otros. Enséñales a tus hijos a tratar a otros como les gustaría que los traten a ellos. Conversa con tus hijos sobre las relaciones saludables y la importancia de tratar a su pareja y a otros con respeto.

  • Predica con el ejemplo. Trabaja para crear una cultura que rechace la violencia como forma de enfrentar los problemas. Oponte a los mensajes que dicen que la violencia o el maltrato hacia las mujeres está BIEN. No seas violenta o abusiva contigo misma.

  • Conviértete en activista. Participa de un evento en contra de la violencia. Apoya a los servicios contra la violencia doméstica y los programas de prevención contra la violencia.

  • Trabaja como voluntaria en programas para jóvenes. Sé mentora. Forma parte de programas que enseñan a los jóvenes a resolver problemas sin utilizar la violencia. Participa de programas que informan a los adolescentes sobre qué son las relaciones saludables y qué son la masculinidad y feminidad saludables.

  • Solicita información sobre políticas y programas en contra de la violencia en el trabajo y la escuela. En el trabajo, solicita información sobre políticas que traten, por ejemplo, el acoso sexual. En el campus, pregunta sobre los servicios que escoltan a los estudiantes hasta los dormitorios de manera segura durante la noche, las cabinas telefónicas de emergencia en el campus, la seguridad del campus y otras medidas de seguridad. Pregunta sobre los programas de capacitación para la intervención de testigos que puedan desarrollarse en el campus o en el trabajo.

Fuentes de referencia:

womenshealth.gov

Organización Panamericana de la Salud


Te queremos bien. Te queremos saludable.

Si tu o algún ser querido ha sido víctima de violencia, no te quedes callado(a) y busca ayuda profesional. Después de haber recibido ayuda por las heridas físicas, un profesional de la salud mental te puede ayudar a superar los síntomas emocionales provocados por la situación. Habla con tu médico.

Para citas o información:

(787) 704-0705

citas@inspirapr.com

www.inspirapr.com/citas


Horario-Centro de Servicios al Cliente: Lunes a Viernes de 7:00 a.m.-5:00 p.m.

178 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo