BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

Cómo sanar las heridas emocionales

Publicado por INSPIRA, 9 de agosto de 2022


Si accesaste este artículo, es porque probablemente estás buscando algún tipo de sanación emocional. Puede que incluso te estés preguntando si esto es posible. La respuesta es sí; siempre y cuando estés abierto(a) al proceso y a lo qué te conducirá.



La realidad es que nunca serás la misma persona que eras antes de lo que sucedido. Las heridas emocionales son las secuelas que nos dejan la vivencia de una experiencia incómoda o desagradable. Eso puede dar miedo, pero también puede sentirse increíblemente liberador mientras intentas encontrarte a ti mismo y experimentar un crecimiento postraumático .


Sigue leyendo este artículo para descubrir cómo sanar las heridas emocionales según nuestros expertos


¿Qué es la sanación emocional?

La sanación emocional es el proceso de reconocer, permitir, aceptar, integrar y procesar las experiencias y emociones dolorosas. Puede implicar empatía, autorregulación, autocompasión, autoaceptación, atención plena e integración.


Muchas personas tienden a querer controlar el proceso de sanación emocional minimizando el dolor y controlando sus emociones, pero esto en realidad puede inhibir el proceso de sanación emocional.


Gestionar nuestro estado emocional puede variar por personas. Para algunos, el proceso puede que sea más largo y tumultuoso, pero para otros, puede ser más corto y sencillo.


¿Cuándo necesitas sanar emocionalmente?

Todos experimentamos desafíos y emociones negativas que nos causan dolor y necesitan ser procesadas.


Algunos factores estresantes de la vida, de los cuales podríamos necesitar una curación emocional incluyen:

  • La pérdida de un ser querido

  • Divorcio

  • Rupturas amorosas

  • Pérdida de trabajo

  • Abuso (incluyendo: emocional, físico y sexual)

  • Enfermedad severas o terminales


Fuera de eventos específicos, también es posible experimentar con la ira, tristeza y una ansiedad que se intensifica, persiste y parece inquebrantable, y que se siente como si estuviera apoderándose de tu vida. Estos sentimientos pueden causar un deterioro funcional en tu día a día.


Por ello, es de vital importancia encontrar una forma que nos ayude a gestionar las emociones que estas emociones nos provocan.


No importa cuál sea el desencadenante de tus emociones, la sanación emocional es posible en todos estos escenarios.


Preguntas que debes hacerte antes de iniciar el proceso de sanar

La curación emocional no es un proceso fácil, pero puede ser increíblemente gratificante, ayudándote a encontrar claridad e inspiración de vida.


Aquí hay algunas preguntas que te puedes hacer a medida que embarcas en tu viaje hacia la sanación.

  • ¿Cómo X o Y situación está afectando tu vida?

  • ¿Cómo quieres que sea tu vida después de haber sanado emocionalmente?

  • ¿Cómo sabrías identificar si has sanado?

  • ¿Estás listo(a) para sanar?

  • ¿Estás dispuesto(a) a soportar algunas molestias emocionales en este proceso de sanación?

  • ¿Qué te ayudará en tu viaje hacia la sanación emocional?

  • ¿Qué puedes hacer para que tu viaje de sanación sea un proceso llevadero?


Algunos consejos para tu proceso de sanar

Practica la autocompasión: Es bastante difícil sanar si te castigas a ti mismo todo el tiempo. Un estudio mostró que aquellos que practican la autocompasión muestran mayor aumento en el bienestar que aquellos que no lo hacen.


Agradécete a ti mismo Sí, así es, date las gracias a ti mismo. A pesar del dolor emocional que estas experimentado has decidido llegar hasta aquí y trabajar en tí, evidenciando un interés en sanar.


No lo hagas solo(a). La ciencia muestra que sanamos mejor juntos. Tu instinto podría ser trabajar todo el proceso solo(a) como para no ser un estorbo, ¡pero la realidad es que tus amigos y familiares probablemente quieran ayudarte! Ponte en contacto con alguien con el que te sientas cómodo(a) y seguro(a).


No trates de "arreglar" todo a la vez. La sanación emocional no es simple, y lo que sea que te haya sucedido probablemente tenga raíces más profundas en tí de lo que puedas imaginar y te puede estar afectando de maneras que quizas no conoces. No esperes arreglar todos esos traumas en una sentada, trabaja una cosa a la vez y a medida que las vayas reconociendo. No es una carrera y no estás compitiendo con nadie.


Siente tus emociones, no las evadas. Esto puede ser una de las cosas más difíciles de hacer. Es probable que experimentes una variedad de sentimientos profundos, como tristeza, dolor o rabia. Esas no son emociones divertidas y es tentador quererlas ignorar o apresurarte para superarlas. Será incómodo, pero reconocer los sentimientos difíciles es parte de la sanación. La buena noticia es que los sentimientos pasan incluso si parece que nunca pasarán.


Reconoce que el progreso nunca será lineal. Puedes sentir que estás logrando los mejores avances, y luego tener un día terrible en el que sientes que toda tu recuperación emocional se ha deshecho. Si te lastimas una pierna, es posible que tengas un mal día y que vuelvas a sentir dolor, a pesar de haber experimentado un período prolongado de sanación. Lo mismo ocurre con tu salud mental. Habrán momentos en los que te sentirás decaído(a) pero esto no desvalora tu progreso.


Beneficios de la Sanación Emocional

Puede que no te guste el estado emocional en el que te encuentras y que a su vez tengas miedo de trabajar en sanar porque temes de lo que te puedas encontrar en el camino. Esta es una preocupación válida, pero estos son algunos de los beneficios para la salud que están asociados con las emociones positivas de la sanación:

  • Mejor salud cardiovascular

  • Vida útil y potencialmente más larga

  • Reducción en la producción de cortisol (hormona del estrés)

  • Ritmo cardíaco más bajo

  • Menos probabilidades de desarrollar una infección en las vías respiratorias cuando te expones a un resfriado o gripe.



Cómo encontrar la curación emocional

Si estás tratando de sanar tu dolor emocional, aquí hay algunas formas con las que puedes experimentar:


Terapia

La sanación emocional puede ser increíblemente gratificante, pero también puede ser dolorosa en el interín. Es posible que debas considerar hablar con un profesional de la salud mental que esté capacitado para trabajar con personas en procesos de curación


Este profesional, puede ayudarte a sanar a un ritmo que sea apropiado para tí y brindarte una perspectiva a la que quizás no llegarías por tu cuenta.


Atención plena

Cuando intentamos curarnos emocionalmente de algo, puede ser muy fácil retroceder a eventos pasados ​​o esperar una catástrofe en nuestro futuro. Las prácticas de atención plena pueden ayudarte a estar en el momento presente y ver que, en este momento, estás bien.


A menudo se sugiere llevar un diario, y por una buena razón. La investigación muestra que llevar un diario es una forma eficaz de llegar a comprender el inconsciente al ayudar a las personas a superar sus sentimientos y dar sentido a lo que les ha sucediendo.


Permítete sentir la plenitud de tu pena, enojo, dolor o pérdida sin adjuntar más significados, historias o pensamientos. Esto puede ser profundamente curativo y útil para procesar las emociones.


Las investigaciones indican que el ciclo de una emoción puede durar solo 90 segundos. Esta información puede ayudar a que las emociones se sientan menos abrumadoras. Cuando te sientes abrumado por una emoción, puedes mirar el reloj para ver cuánto tiempo pasa antes de que el sentimiento se disipe, intenta emplear habilidades de atención plena mientras tanto.


Mueve tu cuerpo

Mientras experimentas emociones difíciles, trata de mover tu cuerpo. Esto te ayudará a procesar tus sentimientos. Mueve tu cuerpo de la forma en que deseas (es decir, lenta o rápidamente, caminando o corriendo).


Mover el cuerpo para procesar el estrés o el trauma también se puede ver en el reino animal. En el libro "Waking the Tiger: Healing Trauma", el terapeuta Peter A. Levine señala que, en la naturaleza, un impala que escapa de su depredador instintivamente "se sacudirá" el evento traumático, recuperando el movimiento completo de su cuerpo.


Las técnicas terapéuticas como la experiencia somática (SE) y los ejercicios de liberación de trauma (TRE) pueden ayudar a procesar y mover el trauma y las emociones desde el interior del cuerpo. Esto implica que una persona se vuelva consciente de sus sensaciones corporales internas y brindarle conciencia. En pocas palabras, una persona que mueve su cuerpo intencionalmente puede disminuir los niveles de estrés.


Ábrete a recibir apoyo

Ábrete a recibir apoyo de tu comunidad. Permite que tus amigos y seres queridos te vean, te apoyen, te cuiden y te acompañen en el proceso.


¿Cómo sé si estoy sanando?

¡No hay una meta que alcanzar que signifique que ahora eres un ser completamente curado(a)! De hecho, la sanación emocional a veces puede ser tan gradual que es posible que ni siquiera te des cuenta de cuánto has sanado, y otras personas pueden notarlo antes que tu.


Pero si puedes mirar atrás a una situación sin sentirte abrumado(a) por la emoción, si puedes recuperarte mejor y más rápido frente a la adversidad, o si simplemente sientes una mayor sensación de paz, esto significa que ciertamente estás en el camino hacia la curación emocional.


Pueden haber niveles cada vez más profundos de sanación emocional por descubrir. Haz tu mejor esfuerzo para vivir de una manera que honre y apoye tu]contínuo viaja hacia la sanación emocional. Esto te permitirá experimentar un nivel de curación cada vez mayor que puede mejorar tu salud física, emocional y mental, tu bienestar, tu satisfacción en la vida y la conexión contigo mismo y con los demás.



Habla con un profesional de la salud mental. Coordina una cita en INSPIRA: (787) 704-0705; citas@inspirapr.com; www.inspirapr.com

885 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo