BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

5 maneras sorprendentes en que el estrés afecta tu cerebro

Publicado por INSPIRA el 11 de noviembre de 2022


El estrés es una parte común de nuestra vida. El estrés ocurre todos los días y se presenta en una amplia variedad de formas. Puede tratarse del estrés de hacer malabares con los compromisos familiares, laborales y escolares. Puede involucrar problemas como la salud, el dinero y las relaciones.


En cada instancia en la que enfrentamos una amenaza potencial, nuestras mentes y cuerpos entran en acción, movilizándose para enfrentar los problemas (luchar) o evitar el problema (huir).


Probablemente haya escuchado todo acerca de lo malo que es el estrés para tu mente y cuerpo. Puede conducir a síntomas físicos como dolores de cabeza o dolor en el pecho.

Puede producir problemas de humor como ansiedad o tristeza. Incluso puede provocar problemas de comportamiento, como arrebatos de ira o comer en exceso.


Lo que quizás no sepas es que el estrés también puede tener un impacto grave en tu cerebro. Ante el estrés, tu cerebro pasa por una serie de reacciones, algunas buenas y otras malas, diseñadas para movilizarse y protegerse de posibles amenazas. A veces, el estrés puede ayudar a agudizar la mente y mejorar la capacidad de recordar detalles sobre lo que está sucediendo.


Echémosle un vistazo más de cerca a cinco de las formas más sorprendentes en que el estrés afecta su cerebro.


1. El estrés crónico aumenta las enfermedades mentales

En un estudio publicado en Molecular Psychiatry, relevó que el estrés crónico produce cambios a largo plazo en el cerebro. Estos cambios, podrían ayudar a explicar por qué las personas que experimentan estrés crónico también son más propensas a sufrir trastornos del estado de ánimo y de ansiedad en el futuro.


Los investigadores realizaron una serie de experimentos para observar el impacto del estrés crónico en el cerebro. Descubrieron que tal estrés crea más células productoras de mielina, pero menos neuronas de lo normal.


El resultado de esta interrupción es un exceso de mielina en ciertas áreas del cerebro, lo que interfiere con el tiempo y el equilibrio de la comunicación. Los investigadores encontraron que el estrés también puede tener efectos negativos en el hipocampo del cerebro


2. El estrés cambia la estructura del cerebro

stress 2

Los resultados de estos experimentos también revelaron que el estrés crónico puede provocar cambios a largo plazo en la estructura y función del cerebro.


El cerebro está formado por neuronas y células de apoyo, conocidas como "materia gris", responsables del pensamiento de orden superior, como la toma de decisiones y la resolución de problemas. Pero el cerebro también contiene lo que se conoce como "materia blanca", que se compone de todos los axones que se conectan con otras regiones del cerebro para comunicar información.


La materia blanca se llama así debido a la fibra blanca y grasosa conocida como mielina que rodea los axones y que aceleran las señales eléctricas que se utilizan para comunicar información a través del cerebro.


La sobreproducción de mielina que observaron los investigadores debido a la presencia de estrés crónico no solo da como resultado un cambio a corto plazo en el equilibrio entre la materia blanca y gris, sino que también puede provocar cambios duraderos en la estructura del cerebro.


Los médicos e investigadores han observado previamente que las personas que sufren de trastorno de estrés postraumático también tienen anomalías cerebrales que incluyen desequilibrios en la materia gris y blanca.


La psicóloga Daniela Kaufer, la también investigadora detrás de estos experimentos, sugiere que no todo el estrés afecta el cerebro y las redes neuronales de la misma manera. El estrés bueno, o el tipo de estrés que te ayuda a desempeñarte bien frente a un desafío, ayuda a conectar el cerebro de manera positiva, lo que genera redes más sólidas y una mayor resiliencia.


3. El estrés mata las células cerebrales

En un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Medicina y Ciencia Rosalind Franklin, los investigadores descubrieron que un solo evento de estrés social podría matar nuevas neuronas en el hipocampo del cerebro.


El hipocampo es una de las regiones del cerebro fuertemente asociadas con la memoria, la emoción y el aprendizaje. También es una de las dos áreas del cerebro donde ocurre la neurogénesis, o la formación de nuevas células cerebrales, a lo largo de la vida.


En los experimentos, el equipo de investigación colocó ratas jóvenes en una jaula con dos ratas mayores durante un período de 20 minutos. Luego, la rata joven fue sometida a la agresión de los residentes más maduros de la jaula. Un examen posterior de las ratas jóvenes encontró que tenían niveles de cortisol hasta seis veces más altos que los de las ratas que no habían experimentado un encuentro social estresante.


Un examen más detallado reveló que, si bien las ratas jóvenes sometidas a estrés habían generado la misma cantidad de neuronas nuevas que las que no habían experimentado el estrés, hubo una marcada reducción en la cantidad de células nerviosas una semana después.


Entonces, se pudo deducir que el estrés puede matar las células del cerebro, pero ¿hay algo que se pueda hacer para minimizar el impacto dañino del estrés?


"El siguiente paso es comprender cómo el estrés redujo esta supervivencia", explicó el autor principal Daniel Peterson, Ph.D. "Queda por determinar si los medicamentos antidepresivos podrían mantener vivas estas nuevas neuronas vulnerables".


4. El estrés encoge el cerebro

Incluso entre personas sanas, el estrés puede provocar la contracción de áreas del cerebro asociadas con la regulación de las emociones, el metabolismo y la memoria.

Si bien las personas a menudo asocian los resultados negativos con el estrés intenso y repentino creado por eventos que alteran la vida (como un desastre natural, un accidente automovilístico, la muerte de un ser querido), los investigadores en realidad sugieren que el estrés cotidiano que todos parecemos enfrentar, con el tiempo, puede contribuir a una amplia gama de trastornos mentales.


En un estudio, investigadores de la Universidad de Yale observaron a 100 participantes sanos que proporcionaron información sobre los eventos estresantes de sus vidas. Los investigadores observaron que la exposición al estrés, incluso al estrés muy reciente, condujo a una materia gris más pequeña en la corteza prefrontal, una región del cerebro relacionada con cosas como el autocontrol y las emociones.


El estrés crónico diario parecía tener poco impacto en el volumen del cerebro por sí solo, pero puede hacer que las personas sean más vulnerables a la contracción del cerebro cuando se enfrentan a factores estresantes traumáticos intensos.


"La acumulación de eventos estresantes de la vida puede hacer que sea más difícil para estas personas lidiar con el estrés futuro, particularmente si el próximo evento exigente requiere control, regulación emocional o procesamiento social integrado para superarlo", explicó la autora principal del estudio, Emily. Ansell.


5. El estrés daña tu memoria

Si alguna vez ha tratado de recordar los detalles de un evento estresante, probablemente sepa que a veces el estrés puede hacer que los eventos sean difíciles de recordar. Incluso el estrés relativamente menor puede tener un impacto inmediato en su memoria, como luchar para recordar dónde están las llaves de tu carro cuando vas tarde al trabajo.


Un estudio encontró que el estrés crónico tiene un impacto negativo en lo que se conoce como la memoria espacial, o la capacidad de recordar información sobre la ubicación de objetos en el entorno. Un estudio de 2014 reveló que los altos niveles de cortisol, la hormona del estrés, estaban relacionados con la disminución de la memoria a corto plazo en ratas adultas.


El impacto general del estrés en la memoria depende de una serie de variables, una de las cuales es el tiempo. La investigación sugiere que cuando el estrés ocurre inmediatamente antes del aprendizaje, la memoria puede mejorarse al ayudar en la consolidación de la memoria.


Por otro lado, se ha demostrado que el estrés impide la recuperación de la memoria. Por ejemplo, los estudios han demostrado que la exposición al estrés afecta la recuperación de la memoria en los niños.


Unas últimas palabras de INSPIRA

Si bien el estrés es una parte de la vida que no se puede evitar en muchos casos, los investigadores creen que al comprender exactamente cómo y por qué el estrés afecta el cerebro, puede ayudarnos a obtener información sobre cómo prevenir o incluso deshacer algunos de los daños que provoca el estrés.


Por ejemplo, algunos expertos sugieren que dicha investigación podría desempeñar un papel en el desarrollo de medicamentos diseñados para prevenir los efectos perjudiciales del estrés en el cerebro.


Y es que aunque el estrés es inevitable, puede ser manejable. Cuanto más comprendamos los pasos para combatir el estrés, más podemos llegar a hacernos cargo de nuestra salud y reducir el impacto que el estrés tiene en nuestra vida.

1116 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo