BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

¿Cómo Responder si tu Hijo es Agresivo?

Publicado por INSPIRA, 30 de julio de 2021


Las discusiones y los desacuerdos a veces pueden sentirse como una parte esencial de la vida familiar, especialmente durante la adolescencia. Pero en algunas familias esto va mucho más allá y los padres se ven sometidos a agresiones verbales o incluso físicas. Si bien es tentador clasificar este comportamiento solo como una fase, nadie debería tener que aguantar este tipo de tratamiento.


niño_agresivo_haciendo_un_puño_para_golpear

Ser golpeado o amedrentado por tu hijo puede ser frustrante, vergonzoso y desesperante. A muchos padres les preocupa que la agresión de sus hijos hacia ellos sea una señal de que de alguna manera han fracasado como padres. Pero la mayoría de los niños golpean en un momento u otro. La forma en que respondas a los golpes de tu hijo sera la clave para cortar el comportamiento de raíz.


Razones por las que un niño golpea

Hay varias razones por las que los niños golpean a sus padres. A veces atacan porque no tienen las habilidades para manejar sus sentimientos y expresarlos de una manera socialmente más aceptable. Pueden carecer del lenguaje o del control de los impulsos para hacer frente a sus sentimientos. Golpean sin pensar en las consecuencias u otras formas de satisfacer sus necesidades. Golpear también se puede utilizar como herramienta de manipulación. A veces, los niños golpean para intentar salirse con la suya. Un niño que golpea a su madre cuando ella dice que no, lo hace tal vez con la esperanza de que su agresión le haga cambiar de opinión.


Qué debes hacer si tu hijo te golpea

La forma en que respondas a los golpes influirá en la probabilidad de que tu hijo lo vuelva a hacer o no. A continuación se presentan algunas estrategias de disciplina que puedes emplear para protegerte a tí mismo y a ellos de cualquier daño mientras les enseña mejores formas de manejar sus sentimientos y manejar su comportamiento.

Establece reglas

Crea reglas domésticas que aborden el respeto. Deje claro que no se permiten golpes, patadas, mordeduras o actos de agresión física en el hogar. Establece tus reglas de manera positiva siempre que sea posible. En lugar de decir "No golpees", di "Utiliza toques respetuosos". Habla con tu hijo sobre las reglas y consecuencias de romperlas para asegurarte de que comprendan.


Cuando tu hijo te pegue, díle con firmeza: “No me pegues. Golpear duele ". Mantén tus mensajes consistentes para enseñarle a uthijo que no está permitido golpear y que no lo tolerarás.


Utiliza consecuencias para impulsar las reglas

Si tu hijo conoce las reglas pero sigue pegando, usa algunas de las siguientes consecuencias para disuadirlo de pegar de nuevo.

  • "Time-out" o "time-in": para algunos niños, un "time-out" o "time-in" puede ser la forma más eficaz de disuadirlos de volver a golpear. El "time-out" o "time-in" les enseña a los niños cómo calmarse y los aleja del entorno. Es importante enseñarles cómo regularse durante este tiempo de calma.

  • Pérdida de privilegios: otros niños pueden requerir consecuencias adicionales. Quitar privilegios puede ser una estrategia de disciplina eficaz. Restrinja el acceso de su hijo a dispositivos electrónicos o ciertos juguetes durante 24 horas o menos, según la edad del niño. Cuanto más pequeño es el niño, menos tiempo necesita alejarse de un objeto.

  • Restitución: Haga que su hijo realice una tarea adicional para usted o pídale que le haga un dibujo como una forma de enmendarlo.


niña_en_su_cuarto_escribiendo

Reforzar los buenos comportamientos con consecuencias positivas puede alentar a su hijo a dejar de golpear. Por ejemplo, recompense a su hijo por usar "toques suaves". Divida el día en varios períodos de tiempo en los que pueda ganar sticker o privilegios por su buen comportamiento. También puede elogiar a su hijo cuando lo toque con delicadeza. Cuando te abracen, asegúrate de decirle cuánto te gustan los toques agradables como los abrazos. Además, felicitalos cuando siguan tus reglas de un forma positiva


Emule el comportamiento apropiado

No basta con decirles a los niños: "No pegues". Enséñale también a tu hijo habilidades para el manejo de la ira. Animalo a leer un libro, hacer un dibujo, respirar profundamente o ir a su habitación cuando se sienta enojado. Enséñale a tu hijo sobre los sentimientos, como la tristeza y la frustración. Discute la importancia de lidiar con estos sentimientos de manera apropiada y ayuda a tu hijo a descubrir estrategias que te ayuden a enfrentar sus emociones de manera segura.


Evita el castigo corporal

Si usas las nalgadas como castigo, tu hijo se sentirá confundido acerca de por qué tu sí puedes pegar. En lugar de enseñarle el autocontrol, las nalgadas pueden aumentar la agresión de su hijo. Los niños aprenden más sobre el comportamiento que ven, en lugar de lo que escuchan decir. Modele los comportamientos que deseas ver en su hijo. Muéstrale a tu hijo cómo lidiar con la ira, la tristeza y la decepción de maneras socialmente apropiadas.


Afronta la violencia

Si estas técnicas fallan, tu hijo puede incluso volverse físicamente violento.

  • Déle espacio a tu hijo cuando esté enojado, pero hable con él/ella una vez que se haya calmado y quizás ofrezca buscarle ayuda.

  • Se claro acerca de los límites y consecuencias: los adolescentes deben saber qué es inaceptable el comportamiento agresivo.

  • Habla con su escuela para ver si también están siendo agresivos allí. Algunas escuelas pueden tener acceso a ayuda como asesoramiento.

  • Coordina el asesoramiento con un profesional de la salud mental si tu adolescente está de acuerdo en que hay un problema y en que estaría dispuesto a buscar ayuda.


flyer_informativo_servicios_salud_mental_inspira

Te podemos ayudar

Si tu hijo te golpea o está presentando señales agresivas, busca ayuda profesional. Habla con el pediatra de tu hijo sobre tus preocupaciones. Su pediatra puede referir a tu hijo para una evaluación que te ayude a determinar la causa de la agresión y un plan para abordarla. A veces, los problemas subyacentes pueden contribuir a la agresión en los niños. Por ejemplo, los niños con TDAH o trastorno negativista desafiante tienen más probabilidades de golpear. En otras ocasiones, los niños con retrasos cognitivos o del desarrollo pueden sufrir de reacciones agresivas porque carecen de la capacidad para usar sus palabras o manejar sus impulsos.


En INSPIRA cotamos con psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales y consejeros.


Para citas o información

(787) 704-0705

citas@inspirapr.com

www.inspirapr.com

969 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo