BLOG: PARA LA SALUD MENTAL

  • INSPIRA: Salud Mental

¿Son las Actividades o los Comportamientos Adictivos, Adicciones Reales?

Actualizado: abr 1

Por INSPIRA, 30 de marzo de 2021


Escuchamos mucho sobre las adicciones conductuales en estos días: que las personas pueden volverse adictas no solo al alcohol u otras drogas, sino también a ciertas actividades como el sexo, las compras, los videojuegos, los juegos de azar, la comida y el ejercicio. ¿Pero son estas actividades adicciones realmente?

Una controversia central en el campo de la adicción es si las llamadas adicciones “conductuales” (adicciones a actividades como: comer, hacer ejercicio, sexo, jugar videojuegos y apostar) son adicciones reales. Pero los conceptos de adicción han cambiado a lo largo de los años y los expertos varían en su comprensión de lo que es una adicción, por lo que hasta que se alcance un consenso, es probable que la controversia continúe. Sin embargo, se ha aprendido mucho durante los últimos 15 años, desde que se publicó la última actualización del Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV).


Con la próxima edición del DSM a la vuelta de la esquina, es posible que veamos una definición más clara sobre el concepto de adicción.


Estado actual

Se ha propuesto una nueva categoría de adicciones conductuales, así como nuevas etiquetas de diagnóstico para la hipersexualidad y el trastorno por atracón.


Para cada uno de los comportamientos adictivos mencionados arriba, se ha tenido intentos de formular criterios de diagnóstico basados ​​en las experiencias de los afectados, que guardan una gran semejanza con los criterios existentes para la dependencia del alcohol y las drogas y el juego compulsivo.


Fuera del mundo de la psiquiatría y la psicología, los medios de comunicación han adoptado el concepto de adicción conductual. Estos temas incluyen adicciones bien establecidas en nuestra sociedad, tales como: el abuso de drogas ilícitas y recetadas, la adicción al sexo y la adicción a irse de compras, y otras actividades que generalmente no se incluyen en la discusión sobre la adicción, como la autolesión (a menudo discutido en relación con el trastorno de personalidad limítrofe) y la cirugía plástica. La descripción de estas actividades como adicciones resuena tanto para quienes las padecen como para el público espectador, por lo cual demuestra ser un concepto contemporáneo.


Historia

La historia del concepto de adicción se basa en la investigacion profesional con personas adictas al alcohol y otras drogas. A medida que el alcohol y otras drogas alteran físicamente la química cerebral de las personas, provocando un ciclo de tolerancia y abstinencia que puede hacer que las personas deseen más y más drogas, toda la base de la teoría de la adicción se basa en la idea de dependencia química. Los efectos tóxicos del alcohol y otras drogas en el cerebro y el resto del cuerpo refuerzan el concepto de adicción como una enfermedad: las personas que beben mucho y consumen una gran cantidad de drogas, durante períodos prolongados, tienden a enfermarse gravemente con el tiempo.


Pero, de hecho, el modelo de trastorno de la adicción, que se centra en las acciones fisiológicas de las drogas, inicialmente tenía la intención de reducir el juicio moral de los adictos al presentarlos como "enfermos" en lugar de "malos". Y la comunidad médica en su conjunto está avanzando hacia un mayor reconocimiento del papel del estrés y la salud psicológica en todas las áreas de la salud y el bienestar. Dado que tanto los profesionales de la salud, como el público en general, está abierto a adoptar la medicina preventiva y el empoderamiento del paciente como enfoques legítimos para abordar los problemas de salud, el modelo de trastorno de la adicción se está volviendo obsoleto. El juego compulsivo o patológico es el concepto más antiguo para ser catalogado como un comportamiento de adicción y se incluyó en el DSM-IV como un trastorno del control de impulsos, separado de la dependencia del alcohol y las drogas. La enorme cantidad de investigación que se ha realizado sobre el juego problemático, que resulta en gran medida de la considerable financiación proporcionada por la industria del juego, ha legitimado el juego como una "adicción", y son pocos los que argumentarían en contra de esto. Entonces, si el juego es una adicción, ¿por qué no otras actividades que le brinden a ciertas personas la emoción y la decepción que caracteriza los comportamientos adictivos? Principalmente porque no se ha realizado la investigación, impulsada por la financiación asociada, para respaldar adecuadamente la existencia de otras conductas adictivas. Y la investigación que existe está fragmentada en muchas disciplinas y áreas de interés. ¿Existe un riesgo asociado con la inclusión de comportamientos que de otro modo no serían problemáticos junto con la dependencia del alcohol y las drogas? Hay argumentos importantes en ambos lados de este debate:


A favor

Los patrones de desarrollo de cada adicción, el proceso de pensamiento involucrado, el ciclo de recompensa que mantiene los comportamientos adictivos, las consecuencias sociales, y de relación, y el proceso de recuperación tienen mucho en común entre los comportamientos adictivos.


Si reconocemos que el proceso de adicción en sí, más que la sustancia o comportamiento particular, es lo que está causando los problemas que enfrentan las personas con adicciones, se podrían superar muchas dificultades con el sistema actual de clasificación y tratamiento.

Entender, por ejemplo, que no es el juego en sí lo que está causando que el adicto lo pierda todo, sino un proceso de evitar la realidad de su situación, le permite al terapeuta trabajar con el para enfrentar, aceptar y mejorar su situación. la vida. De la misma manera, comprender que un consumidor de drogas, un comedor compulsivo, un deportista excesivo o un cazador de gangas obsesivo están usando estos comportamientos para tratar de evitar el estrés de sus vidas y, en el proceso, están empeorando las cosas, permite que la terapia se enfoque. en resolver esto, en lugar de obsesionarse con el comportamiento en sí. Un modelo inclusivo de adicción también nos permite preparar adecuadamente a las personas para el riesgo de que no solo recaigan en su comportamiento adictivo anterior, sino que también corran el riesgo de desarrollar otra adicción. Este problema común es el resultado de no aprender habilidades de afrontamiento efectivas para lidiar con el estrés de la vida y, con el enfoque en el comportamiento adictivo anterior, para desarrollar el mismo patrón adictivo con otro comportamiento. Los enfoques de tratamiento, como las etapas del modelo de cambio y las entrevistas motivacionales, tienen éxito en el tratamiento de adicciones de todo tipo. El reconocimiento del proceso adictivo como la principal fuerza impulsora detrás de todos los comportamientos adictivos, ya sea que se centren en una sustancia o una actividad, permite que muchas más personas reciban ayuda en los servicios integrados de adicciones. Algunos de estos servicios ya existen, y la inclusión de diferentes adicciones en la terapia de grupo es muy ventajosa para el proceso terapéutico, ya que las personas se desvinculan del comportamiento específico y reconocen en cambio lo que está haciendo por ellos y cómo satisfacer esta necesidad de una manera más saludable. Otro aspecto positivo del reconocimiento de las adicciones conductuales como adicciones reales es que resta importancia al modelo inadecuado de enfermedad de la adicción, que ha seguido su curso y ya no cumple su propósito.


En contra

Un argumento muy importante en contra de la inclusión de una variedad de comportamientos en un concepto de adicción es que pueden no ser adicciones. Si bien los patrones pueden ser los mismos, es posible que la adicción a las sustancias sea un proceso completamente diferente de los comportamientos compulsivos. Como dijo el Dr. Christopher Fairburn: "El hecho de que las cosas sean similares o tengan propiedades en común no las hace iguales. Y centrarse exclusivamente en estas similitudes ... distrae la atención de la diferencia entre estos comportamientos". Otro argumento en contra de incluir comportamientos no relacionados con sustancias en una teoría de la adicción es que las consecuencias físicas del consumo de alcohol y drogas son tan graves que incluir actividades menos dañinas diluye la importancia de las adicciones "genuinas" y las hace más aceptables socialmente. Esto trivializa la gravedad de la dependencia del alcohol y las drogas, lo que hace que estas sustancias parezcan tan inofensivas como gastar demasiado en el centro comercial o consumir demasiado un pastel de chocolate. Además, algunas personas piensan que incluir actividades no relacionadas con sustancias como adicciones significa que el término se usa de manera tan flexible que podría aplicarse a cualquier comportamiento, y se podría considerar que todos somos adictos a algo. Jim Orford cita a otro psicólogo, Hans Eysenck, diciendo: "Me gusta jugar al tenis y escribir libros sobre psicología; ¿eso significa que soy adicto al tenis y a escribir libros?"


Dónde se encuentra actualmente

Mientras esperamos la nueva versión del DSM-V, la palabra "adicción" es parte de la cultura popular. Los medios de comunicación continúan usando la etiqueta de adicción para describir el comportamiento excesivo, y se usa en el lenguaje cotidiano cuando las personas buscan ayuda para su propio comportamiento excesivo y el de sus seres queridos.


En respuesta a los críticos del enfoque de adicción inclusiva:

Los aspectos individuales y especiales de cada comportamiento adictivo se pueden abordar mientras las personas trabajan en los aspectos psicológicos de su adicción y se pueden integrar con enfoques médicos. El argumento de que la adicción podría aplicarse a cualquier cosa que disfrute cualquiera no es el caso. No es disfrutar de una actividad lo que la convierte en adicción, es involucrarse en ella de manera tan excesiva que sufren otras áreas de la vida. Si Hans Eysenck jugaba tanto al tenis que su salud y sus relaciones estaban sufriendo, absolutamente, se podría considerar adicto al tenis. Lo mismo ocurre con las demás posibles actividades adictivas.


Artículo traducido de: verywellmind


Te podemos ayudar

En INSPIRA contamos con psicólogos y psiquiatras, expertos en salud mental.


Para citas o información:

(787) 704-0705

citas@inspirapr.com

www.inspirapr.com/citas

404 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo